@Mujervasofragil

diciembre 25, 2017

“Ven Como Andas. No Necesitas Traje Formal”




Sacudí mi cabeza con incredulidad. Este no podría ser el lugar indicado. Después de todo, yo no podría ser bienvenida aquí. Me habían dado una invitación varias veces, por varias personas diferentes, y había decidido por fin venir a ver lo que se trata este lugar. Sin embargo, esto no podía ser el lugar correcto.
Deprisa, eche un vistazo a la invitación que tenia en la mano. Leí rápidamente y ni me fije en las palabras, “Ven Como Andas. No Necesitas Traje Formal.” y encontré la dirección. Sí, yo estaba en el lugar correcto. Me asomé por la ventana y vi un cuarto lleno de personas cuyos rostros parecían brillar con alegría. Todos andaban bien vestidos, adornados con finas prendas y se miraban extrañamente limpios y nítidos mientras cenaban en el restaurante fino.
Avergonzada, miré mi propia ropa hecha jirones y rota, cubierta de manchas. Estaba sucia, de hecho, muy sucia. Con un olor nauseabundo y no podía quitarme la suciedad que colgaba de mi cuerpo. En cuanto me di vuelta para salir, las palabras de la invitación parecieron saltar hacia mí:
…”Ven Como Andas. No Necesitas Traje Formal.”
Decidí darle una oportunidad. Reuní todo el coraje que pude, abrí la puerta del restaurante y me acerque a un hombre en pie detrás de un podio. “Su nombre, señora?” -me preguntó con una sonrisa. “Maria Sofia Baez,” susurré sin levantar la vista. Metí las manos en los bolsillos, con la esperanza de ocultar sus manchas. Él no parecía darse cuenta de la porquería en que yo estaba cubierta y continuó: “Muy bien, señora. Una mesa está reservada con su nombre. ¿Te gustaría ser sentada?”
Yo no podía creer lo que había oído! Una sonrisa se desató en mi cara y le dije: “Sí, ¡por supuesto!”
Él me llevó a una mesa y, por supuesto, había una tarjeta con mi nombre escrito sobre ella en un rojo intenso y oscuro.
Mientras le echaba un vistazo al menú, vi muchos artículos delicioso en la lista. Había cosas como: ‘paz’, ‘alegría’, ‘bendiciones’, ‘confianza’, ‘seguridad’,’esperanza ‘,’amor ‘,’fe’ y ‘misericordia’. ¡Me di cuenta que este no era un restaurante cualquiera! Le di vuelta al menú de nuevo para ver dónde estaba … ¡’La Gracia de Dios’ era el nombre de este lugar!
El hombre regresó y dijo: “Yo recomiendo el ‘Especial del Día’. Con ello, usted tiene derecho a colmadas porciones de todo en este menú.” ¡Tienes que estar bromeando! Me dije a mí misma. ¿Quieres decir que puedo tener de todo esto?
“¿Cuál es el ‘Especial del Día’?” le pregunté con entusiasmo en mi voz.
“Salvación”, fue su respuesta.
“¡Entonces eso quiero!” le dije, casi gritando. Pero, al mismo tiempo que le dije eso, todo el gozo abandonó mi cuerpo. Una enfermiza y dolorosa angustia invadió mi estomago y lágrimas llenaron mis ojos. Entre sollozos le dije: “Señor, míreme. Estoy sucia y repugnante. Soy impura e indigna de tales cosas. Me encantaría tener todo esto, pero…pero, no tengo para pagar esto.”
Impávido, el hombre sonrió de nuevo. “Señora, su cuenta ya ha sido pagada por ese Señor de allí”, dijo apuntando a la parte frontal de la habitación. “Su Nombre es Jesús.”
Al darme la vuelta, vi a un hombre que solo su presencia parecía alumbrar la habitación. Era casi demasiado para ver. Me encontré caminando hacia Él, y con voz temblorosa le susurré: “Señor, voy a lavar los platos o barrer el suelo o sacar la basura. Voy a hacer lo que sea para pagar por todo esto.”
Abrió los brazos y dijo con una sonrisa: “Hija, todo esto es tuyo si tan solo vienes a mí. Pídeme que te limpie y lo haré. Pídeme que te quite las manchas y será hecho. Solo pídeme que te permita ser parte de este banquete y podrás comer. Recuerda, la mesa está reservada a tu nombre. Todo lo que debes hacer es aceptar este regalo que te ofrezco.”
Sorprendida, me postré a sus pies y le dije: “Por favor, Jesús. Por favor, limpia mi vida. Por favor, cambiame y sientame en tu mesa y dame esta nueva vida.”
Inmediatamente, oí las palabras: “Consumado es.”
Miré hacia abajo y túnicas blancas adornaban mi cuerpo reluciente y limpio. Algo extraño y maravilloso había sucedido. Parecía nueva, como que un peso había sido levantado y me encontré sentada en su mesa.
“El ‘Especial del Día’ ha sido servido”, me dijo el Señor. “La Salvación es tuya.” Nos sentamos y hablamos un gran rato; disfruté cada momento que pasé con él. Me dijo que le gustaría que volviera tan a menudo como me quisiera para comer en La Gracia de Dios. Me dejó claro que quería que pasara todo el tiempo con él como fuera posible.
A medida que se acercaba el momento para volver a salir al “mundo real”, me susurró en voz baja, “y he aquí yo estoy contigo.” Y entonces, él me dijo algo que nunca olvidaré. Dijo …
“Mi hija, ¿ves estas mesas vacías a lo largo de este cuarto?” “Sí, Señor. Yo los veo. ¿Qué quieren decir?” Le respondí. “Estas son mesas reservadas … pero las personas cuyos nombres están en cada rótulo no han aceptado sus invitaciones a cenar. ¿Serías tan amable en repartir las invitaciones a los que no se nos han unido todavía?” Jesús me preguntó.
“Por supuesto”, le dije con entusiasmo mientras recogía las invitaciones.” “Por tanto, id a todas las naciones”, me dijo él cuando me di vuelta para salir.
Entré a La Gracia de Dios sucia y hambrienta. Manchada por el pecado. Mi justicia era como trapos de inmundicia. Y Jesús me limpio. Salí una mujer nueva … vestida de blanco, su justicia. Y así, voy a mantener mi promesa a mi Señor. Voy a ir. Voy a correr la voz. Voy a compartir el Evangelio … Voy a entregar las invitaciones. Y voy a empezar contigo.
¿Has ido a La Gracia de Dios? Hay una mesa reservada con tu nombre, y aquí está la invitación … “Ven Como Andas. No Necesitas Traje Formal”.
Autor desconocido
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe: y esto no de vosotros, pues es don de Dios: no por obras, para que nadie se gloríe”. – Efesios 2: 8,9

Ven a Jesús 

♥ El te ama, puedes repetir esta oración con todo tu corazón♥
♥ Oración de fe♥


Señor Jesús, reconozco que soy pecador
y me arrepiento de todos mis pecados
hoy reconozco que te necesito
y te acepto como mi Señor y mi Salvador
te pido que cambies mi vida y me levantes,
lávame con tu sangre preciosa,
y has de mi una nueva criatura.
Escribe mi nombre en el libro de la vida.
y ayúdame a hacer tu voluntad.
te lo pido en el nombre de Jesús amén.

Si has hecho esta oración con todo tu corazón créeme que tu vida no será
igual, puedes dejar tu comentario y estaremos orando por ti





29 comentarios:

  1. Hermoso! Gracias por transmitir el mensaje de Jesús y de nuestro Padre❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén Dios le bendiga mucho gracias por comentar

      Eliminar
  2. Bonito post, palabras muy sabias y llenas de contenido espiritual. Me encanta la frase "Ven como andas, no necesitas traje formal", las puertas son para todos. Gracias Gracias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. así es me alegro mucho que lo haya leido gracias

      Eliminar
  3. No había escuchado esta lectura y me parece muy bonita. La guardaré para leerla en otra ocasión. Gracias por habernos transmitido el mensaje.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen que bueno te haya gustado saludos

      Eliminar
  4. Bonito mensaje y lección que compartes acá. Me gusta mucho tu blog y la manera que la organizas. Realmente este cuento te llena de alegría y te muestra lo que realmente importa ! Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  5. Hermoso escrito. Muy conmovedor, pero a la vez esperanzador y con un mensaje final que es una joya. Me ha gustado mucho como se fue desarrollando el pensamiento de la protagonista: desde que pensaba que jamás la dejarían entrar a un restaurante así hasta llegar a su compromiso de difundir la palabra. Muy lindo. :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Tengo que admitirlo, que bonito post. No soy una persona que frecuente las platicas con Dios y casi siempre termino olvidando de hacerlo por lo menos una vez al día, pero el mensaje de este post fue tan delicado y bonito que tengo aceptar esa invitación:)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito este escrito, no nos paramos a pensar en estas cosas a diario y hay que tener en cuenta que no solo hay que vestir el cuerpo cuando salimos de casa, sino también el alma. Independientemente de que creamos o no, es un lectura para reflexionar

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola guapa! Me ha gustado muchísimo tu post y el texto que has compartido. Es un bonito mensaje y una bonita lección, muy profundo y lleno de esperanza. Sin duda nos invita reflexionar. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Amen. Que reconfortante es encontrar un blog de fè en un mundo tan alejado de Dios. Me encanta ese verso porque nos recuerda que la salvacion viene del creador, los salvados somos escogidos por Dios. Nada podemos hacer para ser salvos. Solo su misericordia nos sala y nos dà fè para aceptar la salvacion

    ResponderEliminar
  10. Bonito post, nos hace reflecionar. Muchas personas se fijan en los bienes materiales de las personas y de ahí los catalogan. No saben que lo que llevas fuera no dice nada, más bien es lo que llevas dentro. Jesús nunca tuvo lujos y es el hombre más grande de todos los tiempos. Nadie le supera. Saludos y amén.

    ResponderEliminar
  11. Me identifico mucho con la frase "ven como andas, no necesitas traje formal" porque en mi casa siempre hemos valorado mas el hecho de estar juntos en familia, el apoyo incondicional y al respeto, que a ciertas vanalidades de moda o incluso tecnologías. Tu escrito realmente me ha llegado al corazón, gracias por compartir la Palabra de Jesús.

    ResponderEliminar
  12. Conmovedor y hermosa composición. La fe trae consigo tantas buenas cosas, pero a veces se nos apaga y necesitamos este tipo de lescturas para recordar la grandeza del señor. Excelente post. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Qué mensaje taaan bonito y conmovedor <3 realmente inspirada vdd? :) es una buena reflexión para el día de hoy

    ResponderEliminar
  14. Nunca había leído esa historia, por un momento me pareció un fragmento del libro "Las 5 personas que encontrarás en el cielo", pero es diferente. Me pareció muy hermosa, y el mensaje muy conmovedor. Gracias por compartir la reflexión, un abrazo grande.

    ResponderEliminar

Dios te bendiga en gran manera, gracias por dejar tu comentario